Arí, regalo de las termitas y hormigas de la Sierra Tarahumara para la gastronomía mexicana.

El arí, orgullosamente chihuahuense, es un potencializador de sabores muy particular, mire usted por qué.

Como parte del proceso digestivo de las termitas de madera seca de la Sierra Tarahumara, luego de alimentarse de los árboles producen una sustancia gelatinosa que desechan en los troncos. Esta sustancia es detectada por las hormigas serranas, las cuales la arrastran mezclándola así con la resina y formando pequeñas `bolitas´. Las bolitas amorfas de color rojizo se quedan pegadas al árbol y ahí se secan; es entonces cuando los rarámuris las recolectan arrancándolas del tronco con las manos. Eso es el arí.

Si de alguna manera intento describirlo me atrevería a decir que es parecido al glutamato monosódico por su capacidad de potencializar los sabores y los colores en los alimentos, pero con la bondad de ser un producto que aporta el umami de una manera 100% natural. Es usado principalmente por los habitantes de la sierra chihuahuense en aguachiles, carnes y salsas.

Por lo complejo de su recolección y lo lejano de su origen a las ciudades, el arí es complicado de encontrar. Fuera de la sierra puede costar entre 2 mil y 4 mil pesos el litro (medida de referencia para su recolección y venta).

¿Se le antoja probarlo? Durante todo el mes de julio el Chef Ricardo Muñoz Zurita abre las puertas de sus restaurantes Azul para recibir al estado de Chihuahua representado por el Chef Óscar Cortazar, originario de esa tierra y propietario de La Cocinería, ofreciendo a los comensales de la CDMX los sabores tradicionales del estado más grande de nuestro país.

Nuevamente el norte del país y su cocina tradicional nos sorprenden con mucho más que carne y trigo, con todo eso que son, pocos conocemos y todos debemos disfrutar y valorar. Platos como el caldo de chacales (un caldo de celebración de la Semana Santa, hecho con maíz secado al sol, quebrado y rehidratado, chile colorado, especias y queso menonita), el asado de bodas (cerdo en salsa de chiles de la tierra, guajillos y anchos mezclados con especias), el chile chilaca de Delicias relleno de queso menonita,  el chile pasado con carne, el aguachile de camarón (preparado con arí) y el tradicional pay de nuez, reconociendo al principal productor nogalero de México: Chihuahua.

De verdad, le recomiendo no perdérselo. Hasta el último día de julio en Azul Histórico, Azul Condesa y Azul y Oro.

Para reservaciones y más detalles del menú, dé clic al siguiente enlace: http://azul.rest/festival-de-chihuhua-oscar-cortazar/

 

¡Gracias por leer!

Paola Norman

 

Sígame también en

Twitter: https://twitter.com/PaolaNorman

Instagram: https://www.instagram.com/paolanorman/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s